fbpx

El tanque polietileno, aliado ideal para industria alimenticia.

el-tanque-polietileno-aliado-ideal-para-industria-alimenticia

31 May El tanque polietileno, aliado ideal para industria alimenticia.

Califica este post

Los tanques de polietileno.

Cuando pensamos en plástico, probablemente nuestra primera imagen mental son las envolturas de productos como bolígrafos, bolsas del supermercado, protectores de productos, o accesorios para teléfonos celulares. Sin embargo, el plástico es un material que está presente en muchos más procesos cotidianos de los que te imaginas.

Uno de sus derivados es el polietileno, elemento principal en la fabricación de tanques de alta densidad ideales para el manejo de productos alimenticios en cantidades industriales.

De la densidad del plástico depende la aplicación que se le dará, pues ésta determina su capacidad para resistir o no las propiedades de las diferentes sustancias y productos que necesitan ser almacenados.

Los plásticos se elaboran a partir de elementos químicos como el hidrógeno, oxígeno, carbono, nitrógeno y azufre. De las propiedades de cada uno de ellos y de la presencia que tienen en el plástico terminado dependen sus propiedades, por ejemplo la transparencia, la flexibilidad, el peso y la permeabilidad.

Como repasamos al inicio, la mayoría de los recipientes y envases de uso diario están elaborados con plástico. Esto porque, dependiendo del material con que estén hechos, son de utilidad para proteger y mantener frescos los alimentos, impidiendo durante periodos prolongados su descomposición.

El polietileno: Ideal para envasar alimentos.

Por excelencia, el polietileno es el tipo de plástico ideal para envasar productos de la industria alimenticia. Además de mantenerlos en condiciones aptas para el consumo humano, es apreciado por ser reciclable y contribuir con el cuidado del medio ambiente.

¿Has notado la numeración que se imprime en los recipientes de plástico? Se trata de una escala del 1 al 7, conocido como número de reciclaje. Junto con el polietileno de alta densidad (HDPE por sus siglas en inglés), el PET (Polietileno tereftalato) son los más comerciales y por lo tanto, los de mayor uso. Con ambos se elaboran la mayoría de las botellas contenedoras de bebidas y los envases en los que se sirven, trasladan y venden alimentos preparados.

El HDPE es el tipo de plástico más apreciado por las grandes industrias alimentarias, porque es liviano para la carga y a la vez, altamente resistente. Las bolsas de compras, botellas de leche, mieles y recipientes contenedores de mantequilla son ejemplos significativos del uso del HDPE. Su flexibilidad le permite tomar la forma prácticamente de cualquier sustancia consumible que requiera ser envasada. Su uso es bien visto por organizaciones preocupadas por la salud de los consumidores, por ejemplo la FDA.

Es por esto que los tanques de polietileno son ideales para el uso industrial. Al ser un material reconocido y ampliamente aceptado, rápidamente se ha colocado a la par del acero inoxidable, material que hasta hace unos años era exclusivo para el manejo de sustancias de consumo, por su esterilidad y seguridad. Los fabricados con polietileno también lo son, con el extra de ser más flexibles, liviano y asequible.

¿Por qué trabajar con tanques de polietileno? 

  • Por su resistencia: Se equiparan en su resistencia y confiabilidad al acero inoxidable, prácticamente en el manejo de todos los líquidos. Su resistencia se limita hasta los 60 grados centígrados de temperatura.
  • Por su adaptabilidad: Una de las principales características del plástico es su flexibilidad. Los tanques de polietileno no son la excepción, y pueden fabricarse de acuerdo con las formas, medidas y aditamentos necesarios para que quepan en los espacios disponibles.
  • Por su transparencia y ligereza: El plástico puede elaborarse transparente, por lo que los tanques con esta cualidad permiten a simple vista monitorear niveles y estado de las sustancias que guardan. Además son ligeros, por lo que su transporte e instalación son tareas muy sencillas.
  • No requiere plomería: Para aplicaciones en industria de alimentos, los tanques de polietileno no requieren un acabado de polímero, como se llega a necesitar en los tanques de acero, ya que el polietileno utilizado para moldearlos de estos tanques es de grado alimenticio.

Cotiza tanques de polietileno y descarga nuestro catálogo.

¿Te interesa alguno de nuestros productos?

No hay comentarios

¡Tu opinion nos interesa!

¿Te interesa un tanque en especial?

Cotízalo aquí

Asesoría Profesional

¡Solicita Cotización Aquí!








01 800 681 5700

Al enviar el formulario aceptas nuestras Políticas de Privacidad